Muy recomendable la lectura de la entrada a modo de carta escrita por Rosa y titulada querido Facebook: yo también quiero jugar. Por qué no me dejas? No soy tu amiga?.

Algunos fragmentos de la carta:

Como tantas y tantas personas alrededor del mundo entré en esta red para reencontrar personas, hacer amigos nuevos y divertirme con los juegos y aplicaciones. Bueno si entre eso veo alguna buena oferta en los anuncios mejor. Entré a lo que entra la mayoría de la gente en tu red no?

Pues aquí viene el tema central de la carta, y es que querido Facebook yo no puedo aprovechar todas tus posibilidades como la gran mayoría porque soy ciega y mi lector de pantalla no se lleva bien con tu página.

(…)

Imagino que estarás pensando querido Facebook que si no tengo cosas mejores que hacer que andar escribiéndote tonterías. Pues mira la verdad tengo ropa por tender, pero es que tenía ganas de ver un video que me han dedicado en una aplicación tuya, es que hoy hago 2 años y 4 meses con mi novio, y resulta que no puedo verlo sin ayuda.

(…)

Te parece a ti normal Facebook que para unirse a un grupo del que ya sabes el nombre se tarde más de 8 minutos de cronómetro y que después acabara pidiendo ayuda para enviar las invitaciones a todos mis contactos porque si seguía haciéndolo yo iba a acabar haciéndolo si, pero mi portátil iba a salir por la ventana y no era plan.

(…)

Es que amigo mío, entre tu y yo, tu página es una auténtica pesadilla. Estás viendo una cosa y el foco se mueve a otra, das para comentar en una noticia y el foco se te va a otra parte totalmente distinta, y no lo arregla ni detener el refresco de página.

(…)

Hay un grupo en tu red que no creé yo pero del que yo me voy a aprovechar. Es un grupo para pedir la total accesibilidad de Facebook para las personas ciegas. Al que todo el mundo debería apuntarse

El grupo del que habla Rosa y al cual invita a unirse es: Los que apoyamos la accesibilidad total para personas ciegas en facebook, del que ya se habló recientemente en este mismo blog.

Al final, muchas de las funcionalidades que se añaden para mejorar (teóricamente) la experiencia del usuario pueden resultar muy perjudiciales en determinados contextos.

Ojalá su carta sea ámpliamente difundida y tenga éxito como la petición que en su día se hizo al navegador Chrome.