Lo verdaderamente interesante de la fusión está aun por venir, sobre todo en el campo de la telefonía móvil, ya que Windows  si que está muy presente en tabletas de diversas marcas y con su propio modelo Surface.

La compra ha llegado en un momento clave, ya que Nokia estaba testeando Android en sus Lumia y Microsoft podía haber perdido su baza fundamental en el terreno telefónico.

Como consecuencias posibles de esta fusion se pueden aventurar algunas preguntas, como por ejemplo:

  • ¿Como sera la integración del futuro teléfono con Xbox?
  • ¿Cómo se integrará la marca Skype en el mismo?
  • ¿Se quedarán los mapas HERE de Nokia o sera Bing Maps el ganador?

En este aspecto lo más lógico sería quedarse con lo más bueno de cada uno, en el caso de Nokia, el sistema de geolocalización  y mapas que en su día los finlandeses compraron a Navteq y por la parte de Microsoft, el major posicionamiento en terminos de publicidad.

Otro aspecto que puede impulsar a Windows Phone con respecto a Apple y Android es la perfecta integración de su sistema con Office y Online Services para empresas, esta facilidad podría provocar que el mundo empresarial adoptase el sistema Windows por defecto en sus móviles para empresas de forma masiva.

El servicio Ad Center de Microsoft se verá potenciado también con esta unión.

  • ¿Que pasará con las aplicaciones desarrolladas por Nokia, OVI?

Lo normal es que se vean integradas en el Marketplace de los americanos, que tendrán que aportar el trabajo necesario para que estas se integren perfectamente en su tienda.

  • ¿Qué ocurre con Symbian y Meego?

Symbian será una franquicia de la que seguirán disfrutando los móviles de la recien creada División Mobile Phones. Nokia no está dispuesta a perder una base de 200 millones de clientes.

Nokia, de hecho, espera vender todavía otros 150 millones de terminales Symbian en los años venideros. La idea más lógica es ir ganando adeptos a Windows Phone 7, pero el que quiera Symbian lo seguirá teniendo, aunque no en móviles de gama alta.

En cuanto a Meego. Nokia tampoco discontinúa su proyecto de futuro. Meego pasa a convertirse en una plataforma Open Source que seguirá desarrollándose al ritmo actual y que verá su primer terminal antes de que acabe el año. Nokia se lo reserva como sistema operativo para móviles de gama muy alta. Quizá incluso se atreva con un tablet. Lo que está claro es que no va a desaparecer ni mucho menos.

Nokia colaborará en el futuro del Windows Phone con sus conocimientos en hardware, diseño, soporte de lenguajes y mercados.

Así como llevará la iniciativa en desarrollo de software, y Microsoft aportará su infraestructura a la hora de mover los avances de la compañía finlandesa. Esto no sólo implica que Nokia probablemente mejore el hardware de sus móviles para adaptarse, sino que es muy posible que contribuyan a extender Windows Phone 7 a gamas más bajas, todo un triunfo para Microsoft.

Respecto a Blackberry, parece ser que con este movimiento termina e quedar clara su muerte próxima, como víctima colateral de toda esta actividad, El acuerdo de Nokia y Microsoft podría tener consecuencias devastadoras para Blackberry: el pionero canadiense de los smartphone peleaba hasta ahora por el tercer lugar de las plataformas de telefonía inteligente con Windows Phone. Pero las ventas de los nuevos teléfonos son débiles y las perspectivas parecen aún peor,

Es pronto para sacar conclusiones definitivas, pero se pueden empezar a plantear preguntas muy interesantes.

  • ¿Cuándo veremos el primer teléfono de Nokia con Windows Phone?
  • ¿Qué pasará con el catálogo actual de smartphones Nokia?

Nokia sigue siendo el mayor fabricante de telefonos del mundo aunque sean Dumb phones, esto no deja de ser un buen bocado de negocio se mire por donde se mire.

  • ¿Veremos un nuevo tablet fruto de esta alianza?
  • ¿Cómo responderán los desarrolladores?