Si hay algo que me pone “borrico borrico” es incitar al click. Es como salir a una discoteca y conocer a una chica. A priori sabes que lo tienes difícil, que hay muchos tíos y más guapos que tú, pero ellos no tienen una estrategia ni son persuasivos. Ojo, no confundir persuasivo con pesado.

El diseño y prototipo de cualquier sitio web debe tener un único fin, conseguir unos objetivos que nos ayudarán a rentabilizar nuestra inversión. Por ello, todas las acciones, textos, imagenes y elementos deben buscar ese objetivo.

Antes de ponernos manos a la obra tenemos que hacernos unas series de preguntas…

  • ¿Dónde irán nuestras llamadas a la acción?
  • ¿Cómo podemos hacerlas más visuales y que atraigan más a los usuarios?
  • ¿Qué textos incitan más a hacer click?¿Qué es mas sexy? “Trigger words”

Cuando las tenemos resueltas podemos seguir una serie de consejos para hacerlas más sexys.

  1. La primera en la frente. Deja claro al usuario qué es lo que quieres que haga. Que llegue y de un primer vistazo sepa qué ofreces y si se adapta a sus necesidades.
  2. Destacar las llamadas a la acción del resto del contenido del sitio. Así la encontrará sin necesidad de buscar.
  3. Aparecer en el momento oportuno, cuando el usuario tiene información suficiente para tomar una decisión y de forma natural. Las llamadas a la acción que parecen incrustadas en el sitio web no suelen funcionar.
  4. Sea como sea pero que piquen. No todos los usuario están familiarizados al entorno online. Tienen miedo a dar su número de tarjeta, prefieren establecer contacto por e-mail o llamar por teléfono. Hay que darles varias opciones como un número de teléfono, un chat de atención al cliente, etc…
  5. No distraer al usuario, NUNCA. Simplificar al máximo nuestro discurso dando la información necesaria y suficiente para convertir es crucial. Elementos como enlaces, banners animados, textos de relleno, etc… deben de estar pensado al milimetro. Nunca olvidemos nuestro objetivo, convencerlos.
  6. Llama a la acción siempre que puedas. Cada página debe de incitar al cliente a convertir unos objetivos. Si tenemos 3 páginas para 3 productos distintos no deberíamos conformarnos con poner una sección de contacto y un formulario con un desplegable. Lo ideal es poner un formulario en cada página de producto, sin miedo. Y si el objetivo de la página no es vender sino generar un “lead” invitémoslo a que nos envíen un correo y nos pregunten.
  7. ¿Por qué hacer click? Esa es la pregunta que debemos responder al usuario. Los beneficios que obtendrá suscribiéndose a un boletín, contratando nuestros servicios, etc… ¿Qué dice más? “Contratar” o “Empezar a ahorrar ya”. Asócialo a una ventaja.
  8. Haz cómplice a tus usuarios. Mételos en el diálogo, haz que se sientan identificados en tus llamas a la acción. Haz una pregunta en un formulario como “Que necesitas” y en el botón “Empezar a ahorrar”. Os aseguro que funciona.

Bueno, como siempre, a ver si entre todos completamos el post.

Saludos!!