La edición de este año del W4A celebrada en Madrid se ha basado en la accesibilidad y las personas de la tercera edad (Web Accessibility for Older Users Are We There Yet?).

Algunas de las presentaciones están ya disponibles en Slideshare. Esperemos que en breve estén todas ya que la distribución de los documentos distribuidos a los asistentes está restringida bajo petición al comité organizador.

En numerosas de las ponencias se ha comentado varias veces el considerable aumento del “envejecimiento” de la población en numerosos países y de por qué tienen que ser tenidos en cuenta.

En una de las charlas se hacía esta pregunta: ¿Los jóvenes de ahora cuando se hagan mayores experimentarán las mismas dificultades tecnológicas que la generación mayor actual?. La respuesta tal vez sea pensar que no pero teniendo en cuenta cómo avanza la tecnología no es de extrañar que dentro de 20, 30, 40 ó 50 años nos encontremos en una situación parecida.

Aparte de datos estadísticos sobre la edad de la población en numerosos países, una de las cosas en común que también se ha expuesto ha sido la barrera existente que existe entre la tecnología y el colectivo de la tercera edad. Dicha barrera consiste básicamente en un miedo hacia lo tecnológico (un ordenador echa mucho para atrás; una televisión menos. Tal vez debamos presentar también contenido web en la televisión) o hacia algo que no se conoce pero una vez superados estos obstáculos, dicho colectivo pasa a ser muy activo a la hora de utilizar Internet.

Otra de las frases curiosas ha sido la de: “Mi nieto no usa el teclado para navegar… yo quiero usar el ratón”. La solución no pasa únicamente por basarse en el uso de un dispositivo diferente al ratón o hacer todo mucho más grande. Diferentes tests con usuarios de la tercera edad han demostrado que a pesar de los inconvenientes que pueda suponer, debido a las limitaciones físicas que puedan tener, el uso del ratón dichos usuarios quieren hacer uso de él en lugar de otro dispositivo porque ven que es lo que todo el mundo usa y por lo tanto ellos también quieren sentirse parte de todo el mundo.

Lástima que la presencia española haya sido escasa si bien varias de las ponencias han sido organizadas y presentadas por miembros de diferentes universidades y empresas españolas.

Aún así, 2 de los 4 premios que otorgan durante estos dos días de charlas han recaído en trabajos españoles. Sin duda, las que más han gustado han sido About the Relevance of Accessibility Barriers in the Everyday Interactions of Older People with the Web (problemas comunes de usuarios de la tercera edad a la hora de usar un ordenador) y Prosumers and Accessibility: How to Ensure a Productive Interaction (cómo influye la creación de contenidos por parte de los usuarios a la accesibilidad de un sitio).

Dada la importancia del evento (otras ediciones han sido en China, Canadá, Estados Unidos, etc.,) y la disparidad de lugares desde donde han venido algunos de los asistentes (Tailandia, Estados Unidos, Austria, Sudáfrica, Canadá, Japón, China, etc.,) se esperaba algo más de españoles en estos dos días de charlas.

¿Tal vez no se haya promocionado bien?