La técnicas de SEO para sitios web móviles, difieren bastante de aquellas pensadas para sitios web, tradicionales. En términos de movilidad, los conceptos Responsive Web Design y URL móvil son cruciales.

Si se aborda el diseño web móvil desde cero, elegir cual de estos métodos se va a utilizar es importante. Cada empresa debe decidir cual de estas opciones le viene mejor ya sea por infraestructura, audiencia o contenido.

Si se opta por el diseño web adaptado, la ventaja se trabaja en una sola URL para escritorio y móvil. En el primer caso el contenido se adapta automáticamente a la resolución de pantalla, en el segundo, se muestran contenidos diferentes en cada dispositivo.

El RWD, al utilizar una sola URL, le gusta más a Google, que tan solo tiene que indexar y puntuar una sola página. Google recomienda no bloquear rastreo de recursos, tales como CSS y JavaScript para mejorar el posicionamiento. Debemos asegurarnos de que la página tenga una velocidad de carga suficiente, de no aportar contenido muy pesado y de tener un contenido focalizado en nuestra actividad.

En el caso de las URL móviles, nos encontramos ante una solución algo obsoleta, habitualmente utilizando el prefijo ‘m’ en la página codificada específicamente para dispositivos móviles, siguiendo estas recomendaciones de Google. El uso de esta alternativa puede confundir al buscador al no entender bien la relación entre la URL de escritorio y la móvil aunque Google ya muestra automáticamente la búsqueda para el dispositivo que se está utilizando, lo que facilita bastante las cosas.

Esta opción se muestra como la más acertada si se ofrecen contenidos muy dispares en escritorio y móvil. Conviene asegurarse de que tanto la versión tradicional como la móvil se redireccionan apropiadamente es decir si atacas una URL de escritorio desde un dispositivo móvil, se debe mostrar automáticamente la versión móvil y viceversa, una cuestión muy simple, que muchas veces no ocurre. También es importante el uso de meta datos para ayudar a Google a indexarnos mejor.

Es importante que la versión móvil este ligada a una página original de escritorio, Google posiciona mejor este tipo de páginas que las que sólo son accesibles vía móvil.

Los tiempos de carga y la experiencia de usuario satisfactoria también son relevantes a la hora de posicionar una página con este sistema.

Algunos consejos esenciales si se usan URL separadas:

  • Redireccionar los usuarios móviles y de escritorio a la página correspondiente
  • No redirigir a los usuarios, si no se tiene una página equivalente
  • Redirigir usuarios de la tableta a la versión de escritorio.
  • Utilizar un valor canónico de la dirección URL de escritorio
  • Utilizar los medios alternativos rel en la versión de escritorio para especificar la versión móvil
  • Asegurarse de que la página se carga rápidamente
  • Reducir las redirecciones que no sean necesarias
  • Evitar confundir al buscador redireccionando a la instalación de la aplicación.
  • Optimizar el contenido multimedia para dispositivos móviles
  • Evitar el uso de Flash para contenidos multimedia.