Según Wikipedia, Big data” es un término aplicado a conjuntos de datos que superan la capacidad del software habitual para ser capturados, gestionados y procesados en un tiempo razonable. Muchos de nosotros no somos conscientes de la cantidad de información que generamos en tan solo un día estando conectados a la red, desde nuestros perfiles en redes sociales, nuestros sistemas de mensajería o nuestro uso del GPS y la localización.

Desde la explosión del internet móvil esta cantidad de datos generados puede proporcionar información muy detallada sobre nuestros usos y costumbres por el mero hecho de utilizarlos dejando rastro no sólo de nuestra actividad online sino de nuestra actividad en general. Esta grandísima cantidad de información se puede analizar y se puede utilizar en pro de un objetivo comercial o desde el punto de vista gubernamental en pro de un objetivo de control del tipo que sea, desde demográfico, hasta sanitario pasando por el mero espionaje.

Aquellas compañias que mejor analicen los datos generados de esta forma tendrán una ventaja sobre sus competidores, al conocer mucho más y más precisamente los usos de sus potenciales clientes. Una empresa que utilice el potencial del Big Data al máximo puede incrementar su margen de beneficios en un 60% y desde el punto de vista del sector público, la eficiencia de sistemas como el sanitario o la propia administración tributaria aumentarian de forma dramática su efectividad. Cada compañía media en Estados Unidos, por ejemplo genera unos 200 terabytes de información al año, multiplíquese por todas las compañías del mundo de diverso tamaño.

El uso que se haga de los grandes datos podrá hacer más transparente y usable la información tanto de los clientes como aquella de funcionamiento interno, permitiéndonos conocer el comportamiento de los productos o los trabajadores o los inventarios de género impulsando y mejorando el trabajo. El análisis de estos datos puede también ayudar a tomar decisiones corporativas, incluso se pueden llevar a cabo experimentos controlados usando Big Data para simular situaciones reales, o se podrá mejorar considerablemente las experiencias y seguimiento post venta con la inserción de sensores en los productos, que general datos concretos sobre los mismos.

Por eso es de capital importancia tomarse el Big Data en serio y capturar todo el valor que el uso adecuado de la información adecuada puede sumar a nuestro negocio. Desde el punto de vista del empleo, los que se especialicen en análisis de BIg Data serán profesionales muy demandados.

Como inconvenientes al uso de Big Data están vinculados aquellos problemas que tienen que ver con la privacidad, la seguridad y la propiedad intelectual, todos ellos susceptibles de ser vulnerados con el uso incorrecto de los análisis sobre este tipo de datos generados muchas veces de manera involuntaria.

Por el lado del usuario, todos estos datos servirán para mejorar la experiencia de uso de las aplicaciones y dispositivos, que podrán ofrecerte información detallada sobre la meteorología en el punto exacto en el que estás, o definir tus gustos de compras de música o películas por similitud de gustos. Las redes sociales y el Big Data irán de la mano desde ya, al ser uno de los sitios donde más se genera y distribuye información personal, Gracias al cúmulo de datos recogidos y analizados por las empresas dedicadas al social media, y dada la tendencia de los consumidores a compartir cada vez más información sobre ellos mismos, las empresas dispondrán de un volumen de datos cada vez mayor. Estos datos, que por primera vez provendrán en su mayoría de las redes sociales, contribuirán aún más a la generación de insights accionables y a un mayor conocimiento de día a día del consumidor y de sus marcas.